El mejor alumno

Hace unos días me preguntaba una alumna cómo sería un alumno perfecto. Supongo que ella esperaba que le dijese que ella era perfecta, y sólo por haber planteado esa pregunta seguramente lo sea. Pero un profesor debe ser pesado, no de esos que sueltan únicamente un par de máximas que luego recitan como mantras en su funeral, así que me voy a extender, igual que hago en mis clases, en mis relatos y en mis cómics…

Lo primero que tiene que hacer un alumno para ser perfecto es ser curioso. Así que si estás leyendo esto, ya tienes un punto colega. Que nadie te ponga vetos, y mucho menos un profesor. Nos pagan para solucionar tus dudas, y aunque a veces tengamos que pararte los pies, aprovechaos, suponed un reto para los profesores de vuestro entorno, ¡les han reunido para satisfacer tu curiosidad! ¡Aprovéchate! En cuanto termines los estudios la gente será libre de mandarte a la porra cuando acudas a ellos pidiendo consejo, no tendrán un maldito código que les obligue moralmente a satisfacer esas preguntas locas con las que nos atosigas. Y, cuando termines los estudios, sigue siendo pesado, al menos con este viejo profesor que te escribe. Y si algún día no te respondo, o me ves agotado y derrotado por la docencia, recuérdame que me prometí cambiar de profesión en cuanto el tedio me venciese (no me sacrifiques como a un caballo, dame una segunda oportunidad). Tienes todo un mundo delante de ti, y jamás te vas a encontrar tantos profesionales cualificados enseñándote cuales son las puertas y los trucos de esta perra vida. Te prometo que, por mi parte, seguiré respondiendo a tus preguntas mientras  tú sigas formulándolas.

Después, debes ser ambicioso. Si apuntas alto  y fracasas, al menos habrás dado un gran salto. Recuerda que a un ser humano se le mide por los sueños que tiene. Si te conformas, estás acabado. Lo normal a tu edad es que tengas miles de sueños y deseos. Persíguelos todos. No te rindas pase lo que pase.

Si aún sigues leyendo, ya tienes la tercera cualidad: ser constante. Seguir toda esa recua de sueños que tienes no será fácil, ni rápido. Vas a tener que trabajar duro, y todo lo que estás estudiando ahora no son sino unos pequeños escalones de una larga escalinata. No desesperes, porque si te paras, te vencerá el desánimo y no querrás seguir subiendo.

Cultiva las artes y sé apasionado. La vida sin cultura ni pasión no merece la pena vivirla. Muchos te dirán que no, que es mejor ser alguien gris y viejo… pero a mí no me van los zombies, yo soy de los que apuesto por los cuatro desesperados que parece que tienen en contra, son los protagonistas, al fin y al cabo.

Y es que esta vida es eso, una aventura, en la que sólo hay diferentes papeles, y bien puedes ser un protagonista o alguien del montón, de los que nadie se acuerda al final.

Enséñale los dientes a la vida. Mejor si es una sonrisa pero, si no te queda más remedio, al menos muérdela.

Pero lo que te debe caracterizar no son estas virtudes, que son estupendas, sino tus defectos, lo que te hacen único: tus inseguridades es lo que te hace tú. Sin dudas no serías alguien seguro, sino alguien vacío. Que no te importen tus imperfecciones: tus lorzas, tus dientes torcidos, tu acné, tus estrías… si tú juzgas a la gente por ese tipo de cosas, la verdad es que me cuesta pensar que hayas leído hasta aquí, pero entonces tarde o temprano te quedarás solo. Si no juzgas a la gente, búscate amigos que tampoco te juzguen por tu físico. Por dentro todos somos igual de feos e igual de hermosos, son nuestras mentes y nuestras miradas las que tienen de verdad atractivo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s