El antihéroe Elric de Melniboné

elric

Aunque es el tercer libro de Michael Moorcock que me leo, necesitaba un poco de maduración para volver a leer sobre Elric y su espada Stormbringer (me niego a llamar Tormentosa a una espada-demonio que te arranca el arma).

Cómo explicar que un tipo paliducho, que necesita drogarse para tener alguna oportunidad de supervivencia, al que su dios protector ningunea (la de veces que llama a Arioch y no le hace maldito el caso). Ese es Elric, el emperador de un pueblo decadente que desea comprender a una humanidad que le teme y le odia, y que se enfrenta a un mundo lleno de magia y cosas que superan la razón. Ese es el mundo en el que el emperador de Melniboné vaga, errante, encontrándose a otras manifestaciones del campeón eterno (ahí es donde falla Moorcock, pues parece que haga publicidad de sus otras obras).

En marinero de los mares del destino, observamos al hechicero emperador enfrentándose a lo peor que sale de la mente de su autor. ¿Por qué no me hablaron de estos libros cuando era un adolescente aficionado a la espada y la brujería? Desde aquí, a mis profesores vago, les maldigo… y a mis alumnos, les hablaré a todos del asesino de parientes, aunque sólo unos pocos me hagan algo de caso.

¡Arioch, dame paciencia con mis alumnos! (Sabes que eres de mis mortales favoritos… pero tú te lo guisas y tú te lo comes, majo)

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s